Aloha!

Tengo mil cosas que comentar y una pereza enorme! Empecemos por la fiesta Hawaiana!
Esta vez la fiesta se hacía por mi zona así que decidimos repartirnos entre dos casas para dormir, el tema de la fiesta era Hawaii (más fácil imposible).

20131124-173711.jpg

20131124-173752.jpg

20131124-173813.jpg

20131124-183828.jpg

La fiesta estuvo bien, la música (como sieeeeempre) no era de mi estilo y estaba demasiado fuerte y era dificil mantener una conversación con cualquiera. Al final de la fiesta vino un amigo de la ísla (el hijo de la profesora de español, con los que viví dos semanas) fue divertido porque sus amigos me vieron y le dijeron: “te apuesto dos copas a que no consigues sacar a esa chica a bailar”, así que vino corriendo y me dice: “Iria! Baila conmigo que nos invitan a una copa!”. Como ya sabeis, yo no tengo ni la más remota idea de bailar agarrada a un chico, y menos estos bailes latinos. Me sentí como un pato mareado dando vueltas y pisándolo todo el rato, pero como no tengo ni una pizca de vergüenza nos reímos mucho y bebimos gratis, que al fin y al cabo era la idea base.
Lo peor que puede ocurrir en las fiestas o bailes aquí son los hombres: nosotras (las asistentes de idiomas) bailamos juntas en grupo, a los 5 minutos ya estamos rodeadas de tíos. La situación es incómoda, porque te cogen por detrás para bailar el “Zouk” (baile de aquí) y nosotras escapamos por toda la pista y ni así nos dejan en paz!
Desde que vi este vídeo, no podemos parar de reir porque queda claro que el ser humano viene del animal:

Lo peor de la fiesta fue al final, la chica encargada de llevar a la mitad del grupo a la segunda casa estaba borracha, y terminamos por dormir 10 personas en mi casa, todos por el suelo!

A partir de aquí casi ni tengo fotos porque mi cámara se rompió, bueno, la rompí porque me senté encima. Manda carallo!
Así que no tengo mucho que enseñar.
El viernes fui a Schoelcher con mi amiga americana Julia de compras, ya que necesitaba un tapper, una raqueta anti mosquitos, unas pilas redondas para el mando (llevo una semana sin poder cambiar de canal y además es un canal sobre documentales de pueblos (ya puedo ir a Mongolia tranquila, me la conozco mejor que Pontevedra) e hilos! Tengo que coser algunos botones y no! En mi pueblo no hay nada.
Total, que acabé comprando todo eso y al final me quedé ese día para ir a un pub (y más de lo mismo, chicos atacando con la técnica del Manisero y poco más).
La sorpresa vino cuando el sábado quería coger la furgalla llamada “Taxico” para volver a casa…. NO HABÍA HASTA EL LUNES POR LA MAÑANA!!!
Cuando ya estaba a punto de entrar en un ataque de ansiedad ocurrió el milagro, un coche se para y me dice: “eh! Soy el dueño del Wahoo, te llevo a Carbet?”
El Wahoo es El Bar de mi pueblo, de only one y el mejor de toooooda la isla, y como podeis ver, creo que paso demasiado tiempo allí 😛

Entre todo lo que compré, logicamente algo de ropa tocó, y por primera vez en 2 meses he comprado algo negro! (Eso si, para nada de mi estilo) jamás hubiera creido que llevaría pantalones flojos y la cintura al aire… Ver para creer!

20131124-180429.jpg
(Foto hecha con el ipad… En fin!)

Y lo mejor del día, hoy he ido con Armande a un mercadillo de cosas artesanales en Saint-Pierre, nos paramos mucho tiempo en un puesto de un chico francés que hacía joyas con coco y semillas de la ísla. Armande quería que yo me comprara unos pendientes talla XL como llevan aquí todas las chicas, pero a mi no me gustan, nunca he llevado pendientes largos (normalmente ni siquiera llevo pendientes) y no es plan de imitar por imitar (logicamente tengo que comprarme la ropa aquí y sería una locura llevar ropa negra como en España) pero no me interesa parecer una Caribeña de plástico.
Lo que me llamó mucho la atención eran los colgantes, especialmente unos que llevaban unas semillas índias llamadas Rudrakshas.

20131124-181824.jpg

Le dije al chico que no creía que esas semillas fueran de la ísla y se quedó muy sorprendido y emocionado porque las conociera (nota: me pasé el erasmus leyendo libros sobre budismo, filosofía zen, y acudiendo al templo budista de mi barrio única y exclusivamente por mi salud mental) así que me propuso 5€ de descuento. Me probé varios colgantes de diferentes tallas y colores, y fue ponerme este y los 3 dijimos: WOH! ES ESTE!
Así que ahora voy toda feliz con mi colgante índio-martiniqueño

20131124-181720.jpg
Y nada más por hoy, espero no volver a tardar tanto!

Anuncios

Responder +

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s